CODI PETRI, 2017


Intervención efímera enmarcada en el Temps de Flors de Girona, que es una exposición abierta que viste, durante una semana, la ciudad histórica con proyectos artísticos con flores. Proyecto conjunto con Cristina Masferrer i Gustau Torres, edición nº62 de la exposición.

En el espacio icónico de la escalinata de la Catedral se ensaya una alternativa a las propuestas recurrentes de la exposición que, año tras año, resuelven el mismo proyecto mediante un revestiment floral en la misma superficie de la escalinata, sin otra reflexión que el color y cerrando el acceso habitual a las personas, congestionando el centro del ámbito expositivo.

Se situan dos conjuntos de pilares creando dos trazados sobre la escalinata, escenificando una repetición de líneas verticales sobre las horitzontales de los escalones. Dos curvas con perfil superior suave que reformulan el acceso y estada del espacio, reivindicándolo como una verdadera plaza inclinada. Permitiendo pues el recorrido a través, la intervención deviene interactiva y las flores pueden cambiar de escala y de ubicación perceptiva. El revestimento de espejos homenajea el entorno y persigue ofrecer múltiples perspectivas nuevas.

La recepción mediática fue desigual, convertiendose en el proyecto más polémico de la historia de la exposición. Ha dejado abierto el debate al respecto de si las intervenciones deben dirigirse a un determenado público y sobre la educación del gusto.

El año siguiente se ha reconocido el proyecto con el premio Emporia de Oro, el premio de Arquitectura de las Comarcas Gironines y el FAD de opinión. El proyecto está publicado en la revista ON diseño, nº361/362.

imagenes